jueves, 27 de octubre de 2011

Variaciones sobre un tema...

¿Nunca se han preguntado cómo habrían sido los posters de una película... si se hubieran confeccionado pensando en otra? Vamos con el experimento, tomando la saga STAR WARS como base...

"EL IMPERIO CONTRAATACA" pasado por el filtro de "GODFELLAS":


"LA VENGANZA DE LOS SITH" filtrada por "TAXI DRIVER":


"LA GUERRA DE LAS GALAXIAS" desde la óptica de "FULL METAL JACKET" ("LA CHAQUETA METALICA"):


Y el remate, con "EL RETORNO DEL JEDI" a lo "AMERICAN BEAUTY":


Algo surrealista, ¿no? Bueno, el postre para esta entrada lo pone el Darth Vader Gay:


Madre mia...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Vamos mejorando...

A ver si la película es tan buena como este nuevo cartel para "LA COSA":


Cruzaremos los dedos...

martes, 25 de octubre de 2011

Laboratorio No.144: "Renace la Saga" (Noviembre 2011)

En primer lugar vamos a plantear dos dudas que nos han asaltado en el Laboratorio.

La primera es que si se supone que Teddy Bautista le ha causado un daño o perjuicio a la SGAE, ¿por qué es la propia SGAE quien paga la defensa de este sujeto? Claro que, ahora que se ha querellado contra la propia Sociedad, cabría preguntarse entonces si ésta también le seguirá financiando el abogado.

Y la segunda es: si la SGAE cuenta con numerosos inmuebles y lugares donde poder celebrar asambleas y reuniones (sin ir más lejos, el propio Teatro Calderón), ¿por qué la Asamblea Extraordinaria de Socios se va a celebrar en el Colegio de Médicos, y además pagando por ello -naturamente-?

Seguiremos informando...


“EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS”


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio.

Esta noche, a través de algunas curiosidades y anécdotas, vamos a hacerle justicia a una excelente película de género, que resulta entretenida, reveladora y nada pretenciosa, característica ésta que precisamente es encomiable para los tiempos de bodrios que vivimos.


Hablamos de "EL ORIGEN DEL PLANETA DE LOS SIMIOS", título que le hace congraciarse a uno con la Ciencia Ficción y el Fantástico, recordándole aquellas películas de los años 60 y 70 en que la Humanidad comenzaba a llevarlo claro. Solo que mejor, puesto que en el caso que nos ocupa, la historia está perfectamente entretejida y los efectos especiales son soberbios y se hallan insertos en la trama de un modo absolutamente natural, sin empalagar -como viene siendo habitual últimamente-

Esta historia es el prólogo de toda la serie –que a juzgar por algunos detalles, obvia el bodrio horrendo de remake perpetrado por Tim Burton, sacándolo de la secuencia temporal… Vamos, como si nunca se hubiese rodado-. De este modo, la película que seguiría a esta sería “El Planeta de los Simios” de 1968. Y tenemos que se trata de un muy buen guión de género, que explica algunas cosas que devendrán en otras, preparando más de una continuación.


La acción está tan bien equilibrada con la trama de fondo, que incluso llegas a olvidar lo armario que es el amigo James Franco. En cualquier caso nos quedaría la excelente interpretación del genial –y muchas veces pasado de rosca- John Littgow, que en esta ocasión frena sus caballos y se come a Jimmy en todas las secuencias, claro.

Y destacar la música, del maestro Patrick Doyle, impecable, destacando el corte final, absolutamente épico junto con la batalla del puente.

Pero vamos ya con las anécdotas:

Decir que Robert Rodríguez estuvo en cartera de los productores como director, pero finalmente se lo llevó Rupert Wyatt, del mismo modo que en un principio el papel de James Franco estaba reservado para Tobey Maguire –alias Spiderman-.

Que esta es la primera película de la serie en que los simios no son actores maquillados, sino animaciones creadas a partir de capturas digitales.


Que a Charlton Heston, protagonista de la película original, le hacen aparecer en esta también, solo que dos veces y por TV, en momentos de “Los Diez Mandamientos” y “El Tormento y el Extasis”

Que hay una referencia a que la nave de la primera misión tripulada a Marte ha desaparecido, lo cual nos dice que viaja por un plegamiento del tiempo hacia lo que será “El Planeta de los Simios”.

Que la madre de César está jugando con un puzle al que llaman “La Torre de Lucas”, cuando Lucas es el nombre del matemático que lo inventó en 1883, bautizándolo como “La Torre de Hanoi”

Que las cuerdas vocales en los simios se hallan tan profundas en la garganta que haría imposible que pudieran articular ni las vocales, por muy inteligentes que se volviesen.


Que en la secuencia en el bosque en que vemos a César –ya de mayor- subiéndose al coche, podemos comprobar cómo el vehículo ni se inmuta y no desciende aunque sea levemente, a pesar de lo que pesa el animal.

Que un gorila lanza la tapa de una alcantarilla contra el parabrisas de un coche de policía, lugar donde queda clavada. Pues mire usted, ese frisbee pesa tanto que atravesaría el cristal… y desde luego no se quedaría clavada a la mitad del mismo.

Que todos los coches de policía están destrozados y machacados en el Golden Gate, pero que el protagonista agarra el primero que pilla que, milagrosamente, no tiene ni un solo arañazo.


Que el bosque de la secuencia final es el Muir, que se halla a más de 8 kilómetros al noroeste del Golden Gate y no pegadito y al noreste, como nos cuentan en la película. Además, la zona en cuestión desde la que César observa San Francisco al final carece casi por completo de árboles y, además, entre ella y la ciudad hay unas cuantas colinas que impedirían ver ni un solo edificio.

Que en los créditos finales, los productores agradecen la colaboración prestada por el Condado de Oahu. Pues es una lástima, porque el Condado es Honolulu. Oahu es la isla…


Que es la cuarta película con mayor recaudación el día del estreno de toda la Historia.

Y que todo está plagado de guiños a las películas de la serie original, repitiendo incluso la famosa frase “Quita tus Sucias Patas de Encima, Mono Asqueroso”.


Resumiendo: muy buena película de género, que habrá que situar en segundo lugar en el pódium particular de la serie de los simios. La franquicia está salvada después de lo de Tim Burton.


Buena y serena noche Yolanda y demás insomnes...


ESCUCHAR ESTE LABORATORIO AQUÍ:



viernes, 21 de octubre de 2011

martes, 18 de octubre de 2011

viernes, 14 de octubre de 2011

martes, 11 de octubre de 2011

Laboratorio No.143: "Me lo han cambiado"


CONAN EL BARBARO 2011


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio.

He de confesarles que no sé muy bien cómo empezar la crítica de esta noche, porque la tontería es tan grande que las cosas que se me ocurren están tan carentes de piedad que me dan un poco de reparo. Pero seguro que se me pasa enseguida.

La estupidez mamotrética que nos toca no es otra que –no,no, no es “LA PIEL QUE HABITO”- se trata de algo igual de malo pero con más leña: “CONAN EL BARBARO”, versión 2011, revisión inútil del trabajo de 1982 de John Milius, que le gana por goleada y con una pierna atada a la espalda –eso quiero verlo- a esta imbecilidad moderna y zarrapastrosa.

Los verdaderos protagonistas de esto son los exagerados y absolutamente prescindibles efectos especiales, que tratan de minimizar lo que subyace en este bodrio: que como te fijes en otra cosa que no sean las 3D y los efectos, estás perdido. Empezarías a preguntarte que qué narices haces sentado ahí, rodeado de comenachos, pantalonerosrodilleros y otros bultos sospechosos. Y me explico.

Falta la música de Basil Poledouris, la dirección de Milius y –claro está- falta Arnold Schwarzenegger. Y sobra mogollón tridimensional en este gazpacho sin vida –o fabada, según se mire-. Porque el elenco artístico -¿he dicho yo eso?- escogido para encarnar a todos los tarados mentales que aparecen en pantalla son peores que cualquiera de los participantes en cualquier edición de “Gran Hermano”. Son más falsos y huecos que los aplausos del regidor en un programa de TV. ¡Qué malos, por Dios! Personajes sin ninguna entidad ni credibilidad, comandados por un Jason Momoa que quizá como danzarín en una fiesta hawaiana dé el pego, pero que como Conan le faltan 500 inyecciones de esteroides. Inexpresivo como un Ministro de Hacienda antes los últimos datos económicos. ¡¿Dónde me meto?! Querer retomar un personaje heredado de Schwarzenegger viene a ser como que yo haga poses delante del espejo y piense que soy su hermano gemelo. Igual. Lo mismo. O semejante. Y el caso es que el hombre nos cuenta que se metió sesiones de pesas intensivas las seis semanas previas a comenzar el rodaje. Ya, y si yo me visto de rojo conduciré como Fernando Alonso. Es que claro…


Marcus Nispel, culpable de esta becerrada de capa caída, no tiene en su haber nada por lo que vaya a ser recordado ni por su madre. A saber algunos documentales, videoclips y sendos remakes de “Viernes 13” y “La Matanza de Texas” –será por lo de tanta sangre por lo que le seleccionaron-. Lo más probable es que su carrera de éxitos sea tan larga como la de ciertos candidatos políticos. Y cada cual que piense lo que quiera.



Como anécdotas decir:

Que iba a haberse rodado una tercera parte con Schwarzenegger, titulada “CONAN REY: LA CORONA DE HIERRO”, pero que su elección a gobernador se cargó el proyecto.

Que durante casi una década, la idea de otro Conan pasó por las manos de John Milius y Robert Rodríguez, sin que se llegase a hacer nada.

Que el papel de padre de Conan estaba pensado para Mickey Rourke, que no pudo hacerlo por estar rodando “Los Inmortales”. Por cierto que también habían pensado en Dolph Lundgren para alguna aparición estelar.

Que los efectos 3D están añadidos con posterioridad, pues la película se rodó “plana” para abaratar costes.

Ah, y que en la secuencia en que Conan y sus secuaces están tirando los pedruscos, si se fijan descubrirán en el cielo la raya que ha dejado un avión. Cosas que pasan.


Resumiendo: que no es mi Conan, que me lo han robado, que este no es Arnold, que me lo han quitado. Película para ver si el veneno, la pistola y la cuerda han fallado. No les digo más…

Buena y serena noche Yolanda y demás insomnes...



ESCUCHAR ESTE LABORATORIO AQUI: