sábado, 30 de abril de 2011

Laboratorio No.131: "No Hagas la Guerra en Escocia..." (Abril 2011)


LA LEGIÓN DEL AGUILA



Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio.

Esta noche toca una de romanos… más o menos, porque hay ratos en que más bien parece una mezcla de “AVATAR” con “BRAVEHEART”, con ciertos tintes surrealistas. Me refiero a “LA LEGIÓN DEL AGUILA”, título altamente prescindible, cargado de licencias e invenciones –parece un mitin electoral- destinadas a volver a contarnos otra teoría más sobre la supuesta desaparición de la IX Legión Hispana, allá por el Siglo II…

No les hará olvidar “GLADIATOR”, como tampoco les hará ir corriendo a alquilarse “CENTURIÓN” o “LA ÚLTIMA LEGIÓN”, que en esta nos contaban que los restos de estas fuerzas romanas daban origen, nada más y nada menos, que a la leyenda del Rey Arturo y los Caballeros de la Tabla Redonda. Pero bueno, cualquier cosa puede ser, porque viendo a algunos que se presentan a las municipales y autonómicas… te puedes esperar incluso que la SGAE se reconvierta en ONG.

Es de agradecer que Kevin MacDonald, el director, no se haya recreado ni en el uso del ordenador ni en el aspecto más sangriento de los combates, ahorrándonos hemoglobina y amputaciones varias por doquier. Claro que tampoco le habría venido mal olvidarse algo más de su currículum, según el cual procede del mundo del documental viajero, repleto de paisajes y similares… que se nota un montón cada vez que descubre un paraje nuevo. Parece el canal del National Geographic. Lo único realmente destacable en su carrera es la dirección de “EL ÚLTIMO REY DE ESCOCIA” y paren de contar.


Channing Tatum, el protagonista, es un tronco como hacía tiempo que no nos echábamos a la cara –más o menos desde la última rueda de prensa de un futbolista-. Su elección como Marco es surrealista cuando menos, habida cuenta que el chico es prácticamente incapaz de elevar una ceja o soltar dos frases seguidas. Un fenómeno más propio del pressing catch que de la cosa de la interpretación. En la lista de los peores actores del mundo va escalando puestos a toda velocidad. Inolvidable.

Pero es que Jamie Bell, alias “Billy Elliot”, no le va a la zaga. El chico es que no tiene suerte para los papeles… o es un manta redomado a la hora de elegirlos. Se está llevando todos los que alguien no quiere… y por razones más que obvias. Su personaje de esclavo, mitad odiador a muerte, mitad casi amiguete de francachela, no va a ninguna parte porque no se llega a definir en ningún momento.

Mención especial a los tarados mentales que, vestidos con pieles de foca y pintados a lo Braveheart, te sacan totalmente de la película gracias a lo absurdo de todo ello. La mezcla es “Felliniana”, gazpacho de escocés Mel Gibson, indio mohicano, hooligan futbolero y recaudador de la SGAE de servicio. Penoso.


Como anécdotas decir… Cuente, cuente…

• Que se da por supuesto que la IX Legión Hispana fue destruida o desapareció en Britania, si bien es cierto que parecen existir pruebas de que partes de ella lucharon en la actual Holanda, así como en Judea y Persia… unos 20 años después.

• Que cuando escuchamos los sonidos de águilas… nos están tomando el pelo, pues en realidad se trata de graznidos de halcón de cola roja que, para más señas, no existen en Europa.

• Que cuando les vemos montar a caballo, descubrimos que emplean estribos. Pues va a ser que no, porque los estribos no aparecerían en Europa hasta el Siglo VII. Solo unos 500 años más tarde.


• Que es posible que los romanos encontrasen tribus pictas, pero que lo más probable es que se dieran de narices con los Celtas.

• Que casi todos hablan gaélico, cuando esta lengua no se extendió hasta cerca de 3 siglos después como poco… Lo que deberían hablar en ese momento de la Historia, si acaso, sería picto.

• Que, como curiosidad, todos los personajes romanos están interpretados por norteamericanos.

• Que la gente sale encantada con lo bonita que es Escocia. Pues mire usted, salvo dos localizaciones, la película se rodó en Hungria.


Resumiendo –que es gerundio-: película que, quitando el principio y las bofetadas finales, se la pasan hablando y hablando… mientras el reloj parece no moverse y el aburrimiento se adueña progresivamente de la sala… Casi mejor “MACISTE CONTRA LOS FANTASMAS”.


Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…




ESCUCHAR ESTE LABORATORIO AQUÍ:

miércoles, 20 de abril de 2011

Avances...

Varios carteles para irse de Semana Santa: "WILDE SALOME", con Al Pacino...


...y unos cuanto carteles más de "X-MEN: FIRST CLASS"





A pasarlo bien... y cuidado por la carretera...

lunes, 18 de abril de 2011

Laboratorio No.130: "Marines Forever!" (Abril 2011)


INVASIÓN A LA TIERRA


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio.

Esta noche toca hablar de catástrofe –y no, no me refiero a las próximas elecciones municipales… ni a ningún individuo en particular-, y aunque debería tener de invitado a Iker Jiménez –por aquello de los alienígenas-, nos apañaremos con lo que hay. Por supuesto el título de marras es esa memez titulada “INVASIÓN A LA TIERRA”. Parida militarista marinera –de “marine”- que no va a ninguna parte que no sea al inconsciente colectivo norteamericano –y al de sus admiradores varios-, pues el mensaje –nada subliminal- que exuda esta imbecilidad es que “no hay que preocuparse de nada, porque si alguna vez la Tierra es invadida por unos extraterrestres lo bastante gilipollas como para atravesar millones de kilómetros en busca de agua, y con una tecnología de la leche, pero que se les mata a tiro limpio sin más, para eso están los marines que lo arreglan todo”. Total nada…

No se puede hablar, evidentemente, de las cualidades artísticas de los protagonistas, perdidos bajo los cascos de kevlar, que ya bastante hacen con conseguir no reírse de las frases que el guionista pone en sus bocas.

Además, lo de jugárselo todo a un solo disparo en un punto preciso, en el momento idóneo… pues ya lo hemos visto tantas veces como a un político haciendo promesas electorales. Y el resultado es el mismo: que no te puedes creer nada. Vamos, como que los chinos vienen a salvar España y no a hacerse con el control de los consejos de administración… Si es que… ¡Qué inocentes!

Música machacona, chunda chunda total, revuelta con 500 disparos y explosiones por minuto, todo ello sumado a la horrenda cámara en mano –tan de moda entre los que no tienen ni idea de dirigir- que llega un momento en que no sabes qué narices está pasando, porque además todo te parece igual. Cruzan por encima de los mismos cascotes 36 veces y se cargan a más gente de la que quedaría al final -¿es que nadie lleva la cuenta?-


Añadir que la Sony demandó a la empresa de efectos especiales, pues consideró que se había aprovechado de los recursos de esta producción para crear, rodar y estrenar antes otra idiotez, titulada “SKYLINE”, de la que es mejor ni hablar…

Como anécdotas decir…
• Que Jonathan Liebesman, el perpetrador de esta tontería, va y la compara con “SALVAR AL SOLDADO RYAN” y “BLACK HAWK DERRIBADO”… pero con extraterrestres en lugar de alemanes o somalíes… La asociación de ideas tiene lo suyo…

• Que la película iba a haber sido en 3D –para variar-, pero que como tenían que meter imagen documental, sumado a los bandazos de la cámara en mano… pues la productora decidió no enredar más, para evitar que los espectadores se vomitasen de mareo unos a otros…

• Que aunque todo esto se desarrolla en Los Angeles, nadie del equipo llegó a poner los pies en esa ciudad, pues se rodó íntegramente en Louisiana. Lo demás, digital.

• Que nos enseñan imágenes de los invasores tomadas con el telescopio Hubble. Pues mire usted, que va a ser que no, porque el Hubble no apunta a la Tierra, y además está diseñado para hacer fotos de larguísima exposición de objetos celestes muy lejanos. No es capaz de tomar instantáneas de nada... y menos tan cerca…

• Que el sargento, durante la secuencia de la gasolinera, lanza una granada de un modelo que hace casi 40 años que no utiliza el Ejército de los Estados Unidos…

• Que en el poco, poquísimo tiempo transcurrido desde la llegada de los aliens, la TV va y anuncia que estos están robando el agua para usarla como combustible… de tal modo que el nivel de los océanos ya ha descendido. ¿Sabrán lo que están diciendo los guionistas? ¿Se imaginan la maquinaria necesaria, el tiempo a emplear y el volumen extraido –y en tan poco tiempo- para que el nivel del agua en todo el globo descienda siquiera 1 cm?

• Que –haciendo buena la premisa del robo de agua-, si es eso a lo que vienen, ¿para qué se meten en batallas en las ciudades?


Resumiendo –que es gerundio-: chorrada muy, muy ruidosa más larga que la lista de intenciones de la supuesta Ley Anti-Piratería, de la que no vamos a hablar –tranquilos-, y más corta que la taquilla de una película española –salvo “Torrente”, claro-. Se la pueden ahorrar.

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…




ESCUCHAR ESTE LABORATORIO AQUÍ:

jueves, 7 de abril de 2011

Laboratorio No.129: "Despropósito Colosal" (Abril 2011)



CLEOPATRA


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio.

Esta noche, con motivo del reciente fallecimiento de Elizabeth Taylor, Walpurgo me ha sugerido hablar de una de sus películas insignia –a la vez que polémica como pocas-, que extendió aún más la fama de insoportable que acarreaba la moza desde hacía ya muchos años. Me refiero, por supuesto, a “CLEOPATRA”, inmensa majadería fruto de la cabezonería de Joseph L. Mankiewicz –su director, que también mamoneó en el guión-, respaldado por un elenco irrepetible: Richard Burton, Elizabeth Taylor, Rex Harrison, Roddy McDowall, Martin Landau, y muchos otros. Y digo “majadería” porque todo el proyecto –en realidad- era un inmenso disparate, repleto de problemas, incongruencias e intolerables procederes por parte de algunos de los actores… Pero vamos con el tema.


Rouben Mamoulian fue el primer director elegido para hacerse cargo del tinglado, allá por 1960, y que se largó del rodaje al ver que no se salía con la suya al querer contratar a cierta actriz, llevándose consigo a Stephen Boyd y Peter Finch –que eran quienes iban a haber sido los protagonistas, junto a Susan Hayward, descartada por problemas de agenda…-. Marlon Brando no pudo encarnar a Marco Antonio por hallarse rodando “REBELIÓN A BORDO”.

Luego vino Mankiewicz, que retomó el proyecto cuando ya arrastraba un déficit de más de 5 millones de dólares –de la época, como se suele decir-, a los que habría que sumar el millón de salario para la Taylor –que luego acabó ascendiendo a 7, que a día de hoy serían casi 50-. Para colmo de males, la señora se puso muy enferma –que hasta le tuvieron que realizar una traqueotomía, cuya cicatriz puede verse en algunos planos-, de modo que el rodaje tuvo que suspenderse 6 meses. Ni les cuento los gastos que esto supuso. Por ponerles un ejemplo, hasta las plantas exóticas se secaron y hubo que reponerlo todo.

Si a esto le sumamos el enrolle que se montaron la Taylor y Richard Burton –que levantó ampollas, aunque la Fox pensó que aquello podía darle propaganda extra al film- se pueden imaginar el resto. Cuando la señora –literalmente hablando- se negaba a rodar porque tenía la regla, o porque estaba dale que te pego con Burton, o porque tenía jaqueca, no había nada que hacer. Exigió tal cantidad de vestuario, que batió el récord con 65 trajes diferentes. La Fox llegó a despedirle, pero gracias a la atenta mano de un juez, se vio obligada a la readmisión, incluido 1 milloncete extra de dólares como pago compensatorio por las molestias –encima-. Tal fue el fregado económico, que “CLEOPATRA” llegó a ser la única producción que tuvo la Fox entonces, que al finalizarla se vio obligada a malvender la inmensa mayoría de sus terrenos para no ir a la bancarrota –que acabó llegando-. Para colmo de males, la película no llegó a ser estrenada en ningún país árabe, debida a la financiación directa recibida por parte del Estado de Israel, lo cual acabó deviniendo en su famoso desastre de taquilla, del que no levantaría cabeza hasta el bombazo que le supuso “SNRISAS Y LÁGRIMAS”. El caso es que, al final, todo costó 44 millones de dólares, que puestos a día de hoy serían como unos casi 300.


El primer montaje duraba 6 horas –que la Fox juzgaba como inapropiado para poder meter varios pases en los cines-. Mankievicz argumentó que se podía montar en dos partes, que se titularían respectivamente “CESAR Y CLEOPATRA” y “ANTONIO Y CLEOPATRA”, pero la Fox prefirió emplear el tirón del lio Taylor/Burton como reclamo, de modo que le metió la tijera y la dejó finalmente en 4 horas –que ya está bien-. El problema es que, al cargarse 2 horas de película, ésta pega unos saltos argumentales repletos de incoherencias y tramas que comienzan pero no acaban.

Como anécdotas decir…
• Que cuando Cesar desenrolla la alfombra famosa, Cleopatra aparece –rodando- con zapatillas planas, pero que cuando se halla en pie… pues le han aparecido unos generosos tacones…

• Que podemos ver la estela de un avión en uno de los planos panorámicos.

• Que cuando Cleo entra en Roma durante el famoso desfile, pasa por un arco que no se construiría hasta 300 años después de su muerte. Y ahí también descubrimos huellas de neumáticos…

• Que Cleopatra –y el propio Senado- le llaman a Octavio “Octavio Cayo Julio César Augusto”. Pues miren ustedes, a este hombre ni se le llamó Augusto ni se le hizo emperador hasta 3 añitos después de la muerte de Cleopatra.

• Que Rex Harrison tenía un contrato que estipulaba que cada vez que Burton fuera a rodar una nueva película, él tendría que estar en ella. Curioso.


• Que la producción perdió aún más dinero cuando se mudaron de Inglaterra a Roma –porque a la Taylor le sentaba mal el clima. Además, los empleados de Cinecittá robaron material y equipo del rodaje por valor de varios millones de dólares…

• Que a Mankievicz lo despidieron durante la fase de montaje y post-producción, pero que tuvieron que readmitirle pues era el único que sabía cómo pegar todo aquello, habida cuenta que había rodado inventando el guión sobre la marcha… sin dejar nada por escrito.

Resumiendo –que es gerundio-: un milagro de película, porque parece imposible que llegara finalmente a estrenarse con todo lo sucedido. El último gran dinosaurio del Cine de todos los tiempos.

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…



ESCUCHAR ESTE LABORATORIO AQUÍ:

viernes, 1 de abril de 2011

¡Lo que hay que ver!

Está claro que la censura sigue viva y coleando en algunos países... y prueba de lo que digo la tienen en la nueva película de Natalie Portman "YOUR HIGHNESS" (que aquí se titulará "CABALLEROS, BESTIAS Y PRINCESAS")...





Dependiendo del trailer que uno vea, la Portman aparecerá en tanga o con bikini... Y es que la chica interpreta a una princesa -Isabel- que, en una de las secuencias, tira de ropa para darse un baño...


En Europa tendremos tanga, mientras que en los USA tendrán que contentarse con las bragas digitales, metidas a capón por la censura, para tapar el culito de la actriz...
¡Qué mal está el Cine... que tenemos que referirnos a estas chorradas...! Saludos y nada más...