domingo, 31 de enero de 2010

Laboratorio Nº 97: "Peliculón, peliculón, peliculón..." (Enero 2010)


“INVICTUS”

Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Esta noche –agárrense- les voy a hablar de una gran película… vamos, de lo mejorcito que hemos visto en los últimos tiempos: “INVICTUS” –y me ahorro el subtítulo añadido por la distribuidora, que es como para darle de comer aparte al que se le haya ocurrido-

Es Clint Eastwood reluciendo a lo bestia, como el inmenso director que es, capaz de crear una historia íntima y espiritual a partir de una gran producción. Cine de autor sin las memeces del género, sin nadie queriendo ver más allá de lo que nadie ha contado en pantalla. Cine a raudales, con unas interpretaciones fabulosas tanto de Morgan Freeman –que se sale-, como de Matt Damon, que le aguanta el pulso interpretativo sin pestañear.

Y eso que todo esto está basado en un guión del abominable Anthony Peckham, culpable del desastre perpetrado con “SHERLOCK HOLMES”, Qque parece haber estado bastante más inspirado a la hora de trasladar el libro a la pantalla. Menos mal.

Como decía, Freeman y Damon están fenómenos, llevados en volandas por su director. El proyecto era tan atractivo para todos, que parecía imposible no sucumbir a sus encantos. De hecho Freeman –que en la vida real es amigo personal de Nelson Mandela- es productor de la cinta, además de ser el actor en quien el verdadero Mandela pensó en única instancia para encarnarle en pantalla.

El ritmo narrativo crece exponencialmente, recuperando un stress en el espectador que no recordaba desde el partido de fútbol de “EVASIÓN O VICTORIA”. Fantástico. ¿Y saben qué es lo mejor de todo? Que el discurso anti-racista está muy bien dosificado y, por tanto, no se lo come todo… como podría haber sucedido en un segundo de descuido.

Y no se pierdan la banda sonora. Es magnífica. Las canciones son para MP3 directamente, así como la música compuesta por Kyle -hijo de Clint Eastwood-.



Como anécdotas decir:

• Que Zelda, la asistente personal de Mandela no es de raza negra, sino blanca.

• Que Mandela no estuvo prisionero exclusivamente en Robben Island, sino que pasó hasta por 5 diferentes prisiones. Además que la celda que visita Matt Damon es la auténtica donde Mandela pasó 24 años de su vida.

• Que los exteriores de la residencia de Mandela son los auténticos.

• Que el Airbus A430 en el que vuela el equipo no formaría parte de la South African Airways hasta el año 2000, mientras que la película transcurre en el año 1995.

• Que cuando el equipo sale a correr lo hace por las calles de Ciudad del Cabo, en las cercanías del Estadio de Newland, cuando en realidad deberían hacerlo por las de Johannesburgo, que es donde se encuentran. Además vemos que cruzan ante un cartel electoral de la “Alianza Democrática”, formación que no apareció hasta 5 años después, donde vemos el logo que no elegirían hasta el año 2008.

• Que cuando el equipo pasa corriendo junto al faro, vemos un Range Rover del año 2009.




• Que la danza Haka Neozelandesa siempre la guía un Mahorí y no un blanco, como sucede en la película.

• Que durante la final, en el estadio vemos carteles con el nombre de “Coca-Cola Park”, nombre que el recinto recibió… 13 años después.

• Que en primeros planos de las gafas de Mandela vemos un reflejo muy curioso: el estadio está vacío. Esta circunstancia vuelve a repetirse después en varios planos que se cuelan a lo largo de la secuencia del partido. De hecho se emplearon 2.000 figurantes que posteriormente fueron multiplicados por ordenador.

• Que en la película el 747 sorprende a las fuerzas de seguridad con su maniobra, cuando en la realidad todo estaba previsto y avisado de antemano.

• Que durante las celebraciones vemos un cartel que reza “Loop Street”, que es una calle de Ciudad del Cabo y no de Johannesburgo, a unos 1.500 kilómetros de distancia.

• Que el jugador que transforma el punto decisivo no es otro que Kyle Eastwood, el hijo del director.

• O que Clint Eastwood, como consecuencia de este rodaje, se volvió un auténtico fan del rugby.


Resumiendo: peliculón, peliculón, recomendable por su alta dosis de espiritualidad y esperanza en el Ser Humano. Para variar, afortunadamente.

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…
.

viernes, 22 de enero de 2010

Muchos dioses sueltos...


"PERCY JACKSON AND THE OLYMPIANS, THE LIGHTNING THIEF". Total nada... Todo eso es el título de la película a la que corresponde la colección de posters que comparto hoy con ustedes. Rollo sobrenatural, superpoderes, Uma Thurman en cueros... (vestida de cuero, quiero decir, como el Cíclope de los X-MEN pero en "fashion total" ) y Pierce Brosnan peinado a lo cromagnon... Ya veremos...



¿No serán demasiados dioses sueltos?

miércoles, 20 de enero de 2010

Rarezas Totales


Desde luego que hacen de mi lo que quieren... y yo me dejo, así que ahí va la colección de los posters más buscados (y raros) correspondientes a "DESAFIO TOTAL" (o "TOTAL RECALL", según lo prefieran), en respuesta a una de sus peticiones (obvio publicar los que ya conocen todos).

Que los disfruten...



Nos vemos...

lunes, 18 de enero de 2010

Laboratorio Nº 96: "Un Videojuego muy, muy caro..." (Enero 2010)




“AVATAR”


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Esta noche me voy a grangear algunos enemigos en tanto que voy a cargarme un título de esos por los que cierto tipo de espectador babea con profusión. Se trata de esa memez tecnológica llamada “AVATAR”, rodada en Hawai y en mucho, mucho ordenador, que ha costado la friolera –dicen- de 300 millones de dólares, y que su director, James Cameron, se ha pasado 13 años preparándola… 13 años, pero con muchísimas vacaciones me parece (de hecho el proyecto estuvo guardado en un cajón cerca de 10 años desde los tiempos de “TITANIC”, pues nadie estaba dispuesto a soltar los 400 millones de dólares que se dice que habría costado entonces el invento).

Este producto es una descomunal tomadura de pelo que solo impresiona durante la primera media hora de proyección –y eso si se han tomado la molestia de acudir a una de las salas donde se pasa en 3D, porque el rollo que debe ser esto en plano tiene que ser como lo de tragarse 40 veces el anuncio de “AGUILA ROJA” –o el de “LA SEÑORA”- ahora que TVE trata de suicidarse retirando la publicidad-. Pero ese es otro tema… 163 minutos para meternos videojuego y merchandising en vena sin piedad y sin darnos ni un ápice de verosimilitud en nada de cuanto las gafotas nos dejan entrever. Sencillamente todo tiene un aspecto tan horrendo como el bodrio de escultura que nos hemos marcado en Bruselas, -eso sí, con un tufillo “ALIENS” bastante evidente, Sigourney Weaver incluida-. Alrededor del 60% del metraje es imagen sintética sobre la base de imagen real grabada con antelación, algo que no es nuevo aunque sí tan tecnológicamente mejorado. Su predecesora fue la versión en dibujos animados de “EL SEÑOR DE LOS ANILLOS”, de Ralph Bakshi, donde los artistas dibujaban los personajes sobre la imagen real.



El cine espectáculo –y estamos con lo de siempre- se consigue a base de calidad, buen guión y arte, mucho arte… y no a base de epatar al espectador con las 3D, el IMAX a mogollón o el sonido pedorround sin ningún orden ni concierto.

Hablar del elenco artístico sería insultar a la inteligencia de cualquiera con neurona y media en el torrado, pues los protagonistas no se sabe muy bien a qué aspiran, ni ellos ni sus avatares… ni el que da sombra al botijo.

Los pitufos gigantes son más feos que Bob Dylan en una mañana de Lunes. ¡Qué horror! ¡¿Pero es que no pueden inventarse algo que sea un poco más agradable a la vista?! Es que están como para dar una rueda de prensa…



Como anécdotas decir:

• Que hay tecnología suficiente para conectar a alguien con un avatar, y sin embargo no la hay para poder localizar a dicho avatar. No se entiende.

• Que parece que nadie se ha dado cuenta de que las islas flotantes desde las que caen esas gloriosas cascadas carecen de cualquier otro tipo de orografía por encima de ellas, de modo que uno se pregunta: ¿de dónde sale tanto agua? Llegaría un momento en que se acabaría con tanto chorro, ¿o no?

• Que nos cuentan que la luna de Pandora se halla a 3,5 años luz de distancia. Pues mire usted, si la nave viaja, como dicen, a cerca de 10 millones de kilómetros por hora, les costaría llegar la friolera de 300 años… cosa que no sucede. Me lo expliquen.

• Que hieren en el estómago a Grace cuando huyen de la base militar, pero que cuando se hallan en el Árbol, no hay ni rastro de herida alguna. Curioso.

• Que cuando todas las naves despegan al comienzo del último asalto, en la parte inferior izquierda, entre todos los soldados que gritan animando, hay uno que se golpea en la cabeza y pierde el casco; luego mira a ver si alguien se ha dado cuenta y sigue gritando como si nada… A este que no le vuelvan a dar trabajo como extra, por favor…

Resumiendo: paridilla tecnológica propia de videojuegoadictos impenitentes y adoradores de los mundos sintéticos con elfos gigantes y soplapollinadas digitales varias. Si este es el futuro del cine mejor será verse una reposición del Especial Recortes de Nochevieja. ¡¿He dicho yo eso?! Al Séptimo Arte no hay quien le salve a este paso, si bien alguno se va a hacer rico hasta las cachas.

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

domingo, 17 de enero de 2010

Laboratorio Nº 95: "Mejor en Versión Original" (Diciembre 2009)





LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ



Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Esta noche rendimos homenaje a una película inmensa –en todos los sentidos-: “LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ”, de la que el pasado día 15 se cumplieron 70 años de su estreno, siempre refiriéndonos a la premiere en EE.UU., ya que a España no llegó hasta el 17 de Noviembre de 1950, donde después –como en casi todo el mundo- permaneció 4 años en cartel. Total nada. Consiguió 10 Oscars oficiales, incluyendo Mejor Pélicula, Director y Actriz Protagonista, así como uno técnico y otro honorífico, de un total de 13 nominaciones.



Pues como decía, le rendimos homenaje a través no de una crítica, sino de algunas anécdotas y datos relativos a ella. Pocos, porque citarlos todos sería más largo que la propia película.

• Decir por ejemplo que Margaret Mitchell, la autora de la novela, recibió como pago por su obra 50.000 dólares. La película, que costó casi 4 millones, tras reajustar la inflación habría recaudado alrededor de 400 millones, situándola como récord nunca superado hasta el día de hoy.



• Se cifran en más de 250 millones los espectadores que han llegado a verla en salas comerciales, récord que comparte en la cúspide de la asistencia con “CIUDADANO KANE”, “EL PADRINO” y “CASABLANCA”.

• Que la duración del guión original habría sido de 6 horas, y que Sidney Howard –su principal aportador- murió en un accidente justo antes del estreno.

• Que para el papel de Scarlett O’Hara se hicieron pruebas a 1.400 actrices –entre las que figuraban Lucille Ball, Bette Davis, Susan Hayward, Katharine Hepburn, Lana Turner, etc, etc… quedando como finalistas Vivien Leigh y Paulette Goddard –esta última protegida de Charles Chaplin- que incluso llegó a hacer el test de Technicolor. Pero el truco residió en organizar publicitariamente todo este sarao para buscar a la perfecta Scarlett, cuando en realidad la elección ya estaba hecha de antemano.

• Que el papel de Rhett Butler recayó en un principio sobre Gary Cooper quien, en un alarde profético de narices –como alguien que yo me sé y la recuperación económica- afirmó que la película sería el mayor desastre de la Historia del Cine. Se lució. Luego le ofrecieron el papel a Clark Gable, que lo aceptó porque el adelanto de 50.000 dólares le venía muy bien tanto para su divorcio como para su siguiente matrimonio con Carole Lombard.



• Que a la actriz de color Hattie McDaniel, que encarnaba a la famosa tata (que gracias al doblaje en castellano más parecía cubana que sureña), no le invitaron al estreno en Atlanta por culpa de las leyes racistas. Curiosamente fue la primera actriz negra en conseguir un oscar.

• La película contó sucesivamente con 15 guionistas y hasta 5 directores, despedidos uno tras otros por el propio productor, David O. Selznick, que incluso llegó a dirigir algunas que otra secuencia cuando ya se había quedado solo. Estos directores fueron Reeves Eason, Sam Word, William Cameron Menzies, George Cukor y Victor Fleming, siendo este último quien conservó su nombre en los títulos de crédito –quien, por cierto, dirigió a la vez también “EL MAGO DE OZ” en sus ratos libres como quien dice…-

• Que la “O” de O. Selznick se la puso él mismo porque sonaba bien, y no significa nada.



• Que el edificio que se desmorona junto al carro durante la secuencia del incendio de Atlanta, no era otro que el decorado de la gran puerta por donde entró King Kong en 1933. El estudio no sabía qué hacer con ella y aprovechó el fuego para deshacerse de gran cantidad de decorados y utilería en desuso.

• Que cuando se rodó esta secuencia, aún no había protagonista femenina, razón por la cual se empleó una doble que se cubría convenientemente la cabeza y el rostro para no ser descubierta.

• Que cuando llevan a Ashley al dormitorio, Melanie coge una lámpara… de la que cuelga un cable eléctrico… ¿en 1864? y que cuando Scarlett corre en busca del médico, pasa junto a una farola en la que se aprecia perfectamente una bombilla. Pero eso no es todo, porque en otra secuencia descubrimos en la lejanía una torre de radio…

• Que en la secuencia en que Rhett enseña a Bonnie a montar a caballo, tras ellos podemos ver un moderno aspersor regando…

Resumiendo: peliculón de los que ya no se hacen, que gana todo lo que vale cuando se contempla restaurada y en versión original –sin aquel ñoño doblaje sensiblero-. Y hay que recordar que se enfrentó en su día con películas como “ADIOS MR.CHIPS”, “CABALLERO SIN ESPADA”, “EL MAGO DE OZ”, “NINOTCHKA”, “LA DILIGENCIA”, “LAS CUATRO PLUMAS”, “VINIERON LAS LLUVIAS”, “GUNGA DIN”, “INTERMEZZO”, “CUMBRES BORRASCOSAS”… y todavía hay por ahí algún indocumentado que dice que hoy se hace cine. Sin comentarios.

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

miércoles, 13 de enero de 2010

Laboratorio Nº 94: "Lo que hemos tenido que aguantar..." (Diciembre 2009)

“LO PEOR DEL 2009”


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Esta noche, en contra de lo que suele ser habitual, le vamos a dar un pequeño repaso a lo peor de 2009. Y no, no voy a hablar ni de economía ni de política. Creo. Y es que ha sido un año nefasto para el Cine, en general, y catastrófico, en particular, para los subvencionados españoles –que no han visto el más mínimo apoyo por parte de la taquilla, salvo, claro está, los que se las han comprado a sí mismos… pero esa es otra historia-

En primer lugar, como ya se imaginaba alguno de ustedes, destacar a la nefasta, inútil y exasperante SGAE, cuyos objetivos en comandita con un ministerio que ha recibido un buen varapalo por parte de la Unión Europea –impidiéndoles regalar dinero público a quien se les antoje- hacen que cada vez sea más y más difícil silbar en la ducha –porque te puede aparecer un tio de negro cuando vayas a coger el jabón-.

Y en lo tocante a películas… ¡Madre Mía de mi vida! ¡Qué horror! Vamos con algunos ejemplos…

Hemos tenido a un calvo saltimbanqui -Jason Statham- con menos expresividad que unas botas de travesía, volando por los aires (sin despeinarse, claro), tiroteado, machacado… Vamos, que solo le ha faltado quedarse embarazado, en la horrenda “TRANSPORTER 3”, que solo con recordar que el director se llamaba Oliver Megaton nos daba una pista del bodrio que nos esperaba.



No mejoraban las cosas después con la escatológica historia –e imbécil a más no poder- de “A CIEGAS”, más desagradable que los pies de Frodo después de la San Silvestre Vallecana. Teníamos a una Julian Moore sufriendo mucho, en el papel de la única persona que conservaba la vista en un mundo donde todo bicho viviente la había perdido (como algún político que yo me sé). Fernando Meirelles era el director de este producto y, francamente, mejor haría dedicándose a rodar documentales de leyendas eslovacas del deporte. Que no vuelva, por favor.



Tras otros subproductos nefastos, tal y como “CUESTION DE HONOR”, “RED DE MENTIRAS” o “REVOLUTIONARY ROAD”, nos llegó “SLUMDOG MILLIONAIRE”, que en cualquier otro momento de la historia de los Oscar jamás habría recibido tantas estatuillas, emparejándolo con o superando a “GHANDI”, “LAWRENCE DE ARABIA” o “EL PADRINO”, por citarles tres ejemplos nada más. Pero el inconsciente colectivo funciona de locura, y aquí lo bordó pues –en general- veías salir a la gente del cine con una cara que pareciera que hubiesen visto al fantasma de Tarzán. Y lo curioso es que toda la película era más tonta y desagradable que un anuncio de Conchita Velasco (no sé si me captan).



Y luego llegó “EL LECTOR”, parida más sórdida que el sótano de Anibal Lecter, con Kate Winslet en pelota picada –y con un acento alemán de Santander-, iniciando en las artes del sexo gorrinero a un chaval con las mismas dotes interpretativas que un teléfono móvil, rodeado todo ello de otros acontecimientos con menos interés que el texto de un billete de metro. Lo curioso es que te encontrabas a gente transida de gozo con el producto. Delirante.

Después de pocas sorpresas, alguien tuvo la caradura de estrenar una de las mayores porquerías de las últimas décadas: “MENTIRAS Y GORDAS”, nauseabundo y esperpéntico subproducto, denigrante para quienes realmente amen el cine, pletórico de vomitivos recursos rayanos en lo judicialmente aceptable, éticamente tolerable y moralmente soportable, para enseñar las vergüenzas de la caterva de actorcillos que paseaban por pantalla sus nalgas –y otras miserias- en sustitución de la calidad que no tenían. Guión de Angeles González Sinde, actual Ministra de Cultura.

Tom Hanks lidió después con la inverosímil y delirante historia de “ANGELES Y DEMONIOS”, que fracasó notablemente en taquilla, a pesar de contar con una mejor factura que su predecesora. Y viva la nefasta documentación de la que hace gala el amigo Dan Brown.



Entonces se estrenó “MILLENIUM”, chorrada dirigida por Niels Arden Oplev, tan conocido en el mundillo cinematográfico como yo en el de la astrofísica marciana, autor de títulos que le han hecho famoso en la charcutería de su barrio, como son: “Drommen”, “Frosvar”, “Fukssvanssen” o “Rejseholdet”, que parece que estás leyendo el catálogo de Ikea. Esta simpleza triunfó inexplicablemente, gracias sobre todo al público que nunca había visto Cine Negro o Cine Policíaco de calidad, y que tampoco había leído jamás una novela de Simenon, Chandler o Highsmith, por citar alguno…

Y después de estafas auténticas como “ENEMIGOS PÚBLICOS” o “DISTRITO 9” (ya saben, la de los langostinos extraterrestres que vienen como inmigrantes a la Tierra –y, por favor, no hagan comentarios), llegó la madre de todas las estupideces, titulada “MALDITOS BASTARDOS”, una de esas bufonadas de Tarantino, que te la sabes desde que un armario con cara de mala leche te está destrozando las entradas (que yo siempre me pregunto que por qué las cortan tan mal…)



Luego vendría “AGORA”, pseudo-película pseudo-dirigida por Alejandro Amenábar –antes Amenabar, pero ya saben cómo son las cosas de los cambios de apellido-, cuyas obsesiones ideológicas lo plagan todo, haciendo que el producto final tenga el mismo rigor documental histórico que un chiste de Chiquito de la Calzada. Menos los nombres, todo inventado. En realidad habría que englobar esta chorrada en el género de Ciencia-Ficción. Pero no te preocupes Alejandro, hijo, que el lobby seguro que arregla algún oscar.




Resumiendo: vaya año y vaya productos. Esperemos que el 2010 alguien nos subvencione el Laboratorio (¿he dicho yo eso?)



Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…