domingo, 28 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº53: "Malos con Avaricia" (Septiembre 2008)


.

“VICKY CRISTINA BARCELONA”


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:


Estaba tomando un poco de poleo-menta con Walpurgo, para asentar el estómago y la bilis que se han erizado como escarpias tras asistir –invitado, eso sí- a una auténtica bufonada, que de haber sido firmada por cualquier desconocido no se habría estrenado ni en el canal Tele-Sierra… Madre mía, ¡qué cosa! Me refiero a la descomunal estupidez titulada “VICKY CRISTINA BARCELONA”. ¡Qué horror!

 

Mucho rollo turístico, mucha fotografía –mucha sensación de José Luis Garci cuando estamos en Asturias-, pero ninguna película debajo de toda esta montaña de postales que se ha marcado el Sr. Allen tras sus viajecitos. Y se ha dedicado a ir por los lugares donde le han subvencionado, donde le han plantado limusinas a la puerta de todos los sitios donde paraba, donde no ha pagado ni una sola comida ni una sola habitación, donde se tragan sus películas –sobre todo las últimas- como si fuesen buenas, donde leen a Mafalda y sienten un calambrazo entrepernil cuando firma una nueva chorrada… Por ahí, por esos sitios es por donde se ha dedicado a pasear... porque, por si no se lo había dicho, Allen no dirige sus películas. Les pone el nombre, se coloca a ratos detrás del visor de la cámara, se pone ciego a tapas, se pasea por las calles para que le ensalcen el ego y se cachondea de los que siguen pagando por tragarse sus memeces. Ese es el Woody Allen que queda hoy en día de aquel autor ingenioso de hacer treinta años.

¿Y la historia? Esto no pasa de ser un “Bajarse Al moro”… pero con algo más de publicidad y presupuesto. No es sino una historieta chorras, más propia de adolescentes fumarriches en celo que de supuestos adultos. Es algo que ya hemos visto muchas veces durante la época del cine recalcitrante de la “movida madrileña”. Pijadinas sin interés ni nada que se le parezca, donde algún desocupado lo que espera es que “alguna de las de moda” enseñe algo, o que al tronco de turno –que cada vez parece más un Terminator- se lo coman entre todas. Los diálogos son para besugos, aunque alguno por ahí dirá que son “imaginativos”… ¡pues que le sienten bien!

¿Y los protagonistas? Malos, con avaricia. No sé quién ha engañado a tanta gente, haciéndoles creer que esta caterva de plomos pueden ser considerados buenos actores –ni siquiera pasables-. Son más malos que Darth Vader. La Johanson es una especie de Tippi Hedren, musa silicónica de Woody Allen, más pesada que un collar de melones, cuya carrera no dirá nada de nada si continua por este camino. Pero, ¿y la Cruz? Otro tronco, pero de secuoya. Se repite más que una sardina del banquete de bodas de Napoleón. Hace siempre de sí misma, algo que le encanta a cierto sector del público. Pues adelante…

¿Y qué decir de Javier? Ese actorazo que no se repite tampoco nunca, cuyos papeles no son jamás de personajes relacionados siempre con los aspectos más bajos, animalísticos y zafios del Ser Humano. No… Es un monstruo. Desde que sale por primera vez en pantalla, ya es que te crees todo, incluso hasta que la crisis económica –encima- nos viene bien… De hecho da gusto criticar su trabajo. Yo no haría otra cosa. Además, después de recibir el pedazo premio ése Nacional de no sé qué –ahorrándole, eso sí, cuarenta años de carrera-, solo puedo llorar con emoción al pensar en él. En Bardém, no en el premio…

De los demás actores –que rima con “perpetradores”-, lo único que se puede decir es que suscitan en el espectador medianamente crítico la misma sensación que cuando se hallan delante de la ventanilla de Hacienda: salir corriendo sin mirar atrás.

 

Como anécdotas decir:

 

  • Que yo ni comentaría que el inmenso Bardém, aunque aparece conduciendo, creo recordar que no tiene carnet de conducir en la realidad
  • O que la ciudad de Barcelona le pagó todos los costes de producción a Woody Allen por rodar allí (lo que no sabemos, vista la película, es qué opinarán los contribuyentes)

 

 

Resumiendo: título para nostálgicos del obsesivo y eterno visionado del mismo tipo de historia, redundante, tediosa y nada interesante, que no aporta nada a la filmografía de nadie, pero que –ya puestos- con un poco de suerte, puede que le acabe reportando a Bardém el premio Nobel de la Paz si se la dedica al pueblo marciano. ¡Yo qué sé!

 

Ustedes mismos…

 

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

 

viernes, 26 de septiembre de 2008

Y más películas que vienen...

.
2 versiones más del poster de "BODY OF LIES":
.

.
"CHANGELING", la próxima de Clint Eastwood como director:
.
.
"MIRRORS", retitulada aquí "REFLEJOS", con Kiefer Sutherland:
.
.
y Daniel Craig como 007 en el nuevo poster para "QUANTUM OF SOLACE":
.

.
Nos vemos...

miércoles, 24 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº11: "¿Es un actor, es un tronco? No, es Bale..." (Diciembre 2007)

.

.
"RESCATE AL AMANECER"

Buena y Serena Noche Yolanda, y demás flatliners e insomnes solitarios, desde éste, su laboratorio:

 

Esta vez estoy indignado –lo reconozco- y gracias a Walpurgo –que me ha contenido, además de esconderme las llaves del coche- no hemos terminado en el juzgado de guardia. La culpa es de la mayor estupidez rodada con total impunidad y alevosía en los últimos tiempos, titulada “RESCATE AL AMANECER”. No es ya que nos encontremos ante un subproducto porcino y gorrinero, carente de cualquier atisbo de interés o profesionalidad por parte de su director, el otrora algo interesante Werner Herzog. No. Es que esta película es muy mala. Así de simple. Pero vamos al tema.


Esta chorrada parece ser que está basada en una historia real, lo cual está siendo preocupante, pues no es para nada seguro de calidad –ni de lejos- y nos están colando últimamente una serie de bodrios tremendos con la excusa de estos “hechos verídicos”. Viene a ser como lo de añadirle a un lanzamiento en DVD lo de “Edición de Coleccionista”, cuando en realidad no hay nada en absoluto que coleccionar…


Herzog pretende hacer malabarismos con el relato de las andanzas de un piloto –Dieter Dengler- derribado durante los primeros compases de una incipiente guerra de Vietnam. El problema es que quien encarna al personaje no es otro que el impresentable Christian Bale, ídolo inexplicable de cierto sector de espectadores y críticos, pues el muchacho es incapaz de articular un solo gesto, una sola expresión con la cara de hormigón que Dios le ha dado. Y así toda la película, manteniendo el mismo rostro tanto si se come un gusano como si le patean en los mismísimos. Incombustible. Terminator total.


Además es que la historia solo daría para un episodio de TV –a ser posible de media hora- y poco más, de modo que hasta que la cosa arranca y se mete en materia, el director te coloca un aburridísimo prólogo. Luego, al cabo de otros interminables 105 minutos más, te coloca un desesperante epílogo, tratando de hacerte creer que has presenciado una obra épica, completando así más de 2 horas de soporífero metraje aderezados con interminables planos de selva.


Los demás bultos sospechosos que rellenan el reparto están a la altura de las circunstancias, o sea: nefastos. Quieren recrear algo de la metafísica paranoide -provocada por el ácido- que ya vimos en la magistral “APOCALIPSIS NOW”, y lo que consiguen es que te den ganas de que el Vietkong termine el trabajo, que cierren el campo de prisioneros, que te devuelvan el dinero de la entrada y que todos –espectadores incluidos- se vayan a casa…


Y como anécdotas decir que la graduación que se le atribuye al sujeto protagonista no existía en la Fuerza Aérea Estadounidense, sino en la Británica; que el pasaporte que le entrega al Vietkong es azul, cuando entonces eran verdes; que su avión tiene una matrícula diferente al número del escuadrón al que pertenece; que cuando se estrella los restos son de un caza de otro modelo distinto al que pilotaba; y que en un póster de la película aparece un helicóptero “Blackhawk” –que no se comenzó a fabricar hasta bastantes años después… -. No somos nadie.


Termino. Si ustedes han visto “TRAS LAS LÍNEAS ENEMIGAS” o “BAT 21”, pues tienen suficiente para saber lo que sufre un piloto derribado. Y se acabó. No enreden más.

 

            Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

martes, 23 de septiembre de 2008

Más Estrenos Que Vienen...

.
BODY OF LIES 



RETORNO A BRIDESHEAD



ULTIMATUM A LA TIERRA (segunda versión del cartel)


. Pues nada, ¡a esperar, mis queridos flatliners!

domingo, 21 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº52: "Super Latazos" (Septiembre 2008)


.
“IRON MAN”

Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Estaba tomando un te, mientras Walpurgo se ponía su pijamita, cuando se me ha ocurrido que debería hacer algún comentario sobre la racha de super-descerebrados que pueblan nuestras pantallas (y no, no me refiero a quien ustedes creen). Voy a hablarles de uno de esos infames “super-héroes” que, vestidos de leotardos, armados hasta las cejas o con los calzoncillos por fuera del pantalón, vuelan, saltan o lo destrozan todo a su alrededor –que podrían hacerse cargo de algún ministerio o del banquillo de algún equipo de fútbol-.

Tenemos, por ejemplo, a ese chorras metálico llamado “IRON MAN”, cuya historia original tenía lugar durante la Guerra de Vietnam, pero que ahora se ha trasladado a Afganistán, poniendo de este modo al día los riojostrios que se pega –y que reparte-.

Durante el rodaje de esta tontería (en el que, por cierto, un tanque le pasó por encima a una cámara –ahora “extraplana”-) se inventaron cerca del 75% de los diálogos, que fueron improvisados sobre una delgadísima base argumental y de guión (y se nota). Es un paquete de más de dos horas dirigido a adolescentes hormonados y a la venta de muñecos y artefactos. No tiene más. Bueno, sí: que la música, por llamarle algo, es una bazofia tremenda.

Según cuentan las malas lenguas, tanto Tom Cruise como Nicholas Cage –e incluso Tarantino- estuvieron en tiempos interesados en el proyecto… lo cual dice mucho de esta tropa. De hecho el baile de actores y directores puso en serio peligro la realización del bodrio –que no se habría perdido nada-.

Robert Downey Jr. Se mete en este producto tras haber salido de varias desintoxicaciones, de modo que no podía elegir demasiado sus papeles. Se tomó muy a pecho el proyecto y es el único que mantiene –a ratos- la dignidad de “esto”.

No hablo del director ni de nadie más… pues porque no merece la pena. No hay alma ni ganas. Para que se hagan una idea de lo que digo, Gwyneth Palthrow aceptó el papel porque le pillaba cerca de casa –literalmente hablando- y podía ir y volver andando a ver los niños. Delirante…
Por cierto que, para el 2011, sufriremos el estreno –si alguien no lo remedia- de la versión cinematográfica de “EL CAPITÁN AMÉRICA”, título que probablemente tengan que retocar o en muchos países… como que no van a ir a verla…

Como anécdotas decir:

· que cuando se nos cuenta que Tony Stark se graduó “summa cum laude” en el Instituto Tecnológico de Massachussets –el famoso MIT- es mentira, porque allí no existe la graduación con honores.
· Que aparecen dos guardias en la cueva de Afganistán, donde el protagonista se halla prisionero, y que gritan ¡en Húngaro! Dos terroristas afganos que hablan… ¿húngaro?
· Que la pobre mujer afgana de la aldea que abraza a sus hijos mientras el marido va a ser fusilado… tiene hecha la manicura… ¿No hay para comer… pero si hay para las uñas…?
· Que en numerosas ocasiones, cuando Stark le habla al ordenador, curiosamente vemos cómo las órdenes se escriben en pantalla un poco antes de que el hombre las dé. ¿Telepatía cibernética?


Resumiendo: como no va a haber nada en el videoclub que merezca la pena, y dado que el nivel de calidad es prácticamente inexistente, si a ustedes no les importa que les den la paliza con la historia de un tipo que se mete en una armadura que vuela y que reparte bofetadas hasta al acomodador… pues bueno. Pero vamos, nada que vaya a pasar a la Historia, aunque estén preparando una segunda parte….

Ustedes mismos…

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

lunes, 15 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº51: "Bufonadas en Nueva York y en Bélgica" (Septiembre 2008)

.

"ESCONDIDOS EN BRUJAS"

(NOTA: El texto coloreado en rojo se corresponde con la parte de la crítica que fue editada y eliminada, no habiendo sido emitida en el programa correspondiente al 12 de Septiembre por haber sido considerada como inapropiada.)


Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

Antes que nada, con permiso de Walpurgo, quería hacer una puntualización sobre los comentarios vertidos en el New York Times por Javier Bardém contra los “españoles estúpidos” –y cito- que no sabemos valorar su arte.

Bardém, Javier, hijo… No se puede ser más inoportuno –ni otras cosas-. Te podías haber hecho actor –es un decir- en otra vida, de modo que en ésta no tuviéramos que aguantar a tanto iluminado decir que eres lo mejor. ¿Lo mejor de qué? Desde luego que has encarnado a la perfección todos tus papeles de marginados, chulos, asesinos, anormales, salidos… En verdad que te doy la razón cuando dices que te cuesta mucho cambiar de registro: por ejemplo, de asesino alelado a gaznápiro-alelado en la última película del sobado Woody Allen.

Rayas en la perfección… mientras que otros somos, sencillamente, estúpidos. Es una lástima que todo un país no esté a tu altura. Tal vez por eso, después de tanto criticar y asquearte de los norteamericanos y su industria, después de tanto escupirles la bandera y vomitarles todo tipo de lindezas sobre su carácter, costumbres, sociedad y cultura… tal vez por eso, repito, ahora abrazas con tanto fervor a los representantes del lobby –norteamericano casualmente- que te llevó en volandas a lograr el Oscar por un papel que, en cualquier año de buen cine, no te habría reportado ni una palmada en los belfos por parte de algún admirador cleptómano en el rincón más oscuro del videoclub más cochambroso de tu barrio.

Pero no te preocupes más porque parezca que nadie te quiera. A partir de estas/tus brillantes declaraciones serán unos cuantos “estúpidos españoles” los que te mandarán al guano a ti y a tus bodrios peliculenses. Tu turno hijo.

Y ahora vamos, más brevemente de lo habitual, con la crítica de una chorrada monumental –que bien podría haber protagonizado Bardém-. Se trata de “ESCONDIDOS EN BRUJAS”, de la que no les había hablado y sobre la que les tengo que hacer algunos comentarios.

Esta película es más aburrida, insulsa e inútil que los paseos de un Presidente de Gobierno por los Picos de Europa -que solo le faltó hablar con los rebecos-. Tiene el mismo interés: CERO.

Colin Farrell pasea durante algo más de hora y media -y cien calles de Brujas- la misma cara que se le queda a alguien que se encuentra un marciano en la sopa (o una película buena de Bardém). No dice nada, pero los sesudos tratan de hacerle creer al espectador incauto que todo obedece a un ritmo “europeo” de narración. ¡Y un cuerno! Es un tostón de hombre que alguien encumbró por razones desconocidas…

Brendan Gleeson se aburre como una ostra y taquea como un descargador de muelles –como todos-, obligándose a recordar que tiene que terminar el rodaje para poder cobrar por el producto. Y a veces se le olvida. Esta aburrido y deprimido por un proyecto sin alma ni sangre (bueno, sangre… unos cuantos litros sí que hay…)

Ralph Fiennes cada vez está más patético, acartonado y con ese aspecto alelado mesiánico sobrenatural que le infunde el típico halo de “vamos a llamar a este para que haga una colaboración en la película”. Sobra el hombre… y eso que me gusta un montón. ¡Lástima!

El director y culpable de esta memez, Martin McDonagh, jamás había hecho nada de valor ni de utilidad hasta ahora en su vida… y así sigue siendo. Quizá si entra en el ramo de la canción-protesta afgana pueda parir algo de valor. ¡Quién sabe! Pero que se quede en su choza y que no vuelva, por favor…

Como anécdotas decir:

  • Que cuando Ken le dice a Ray que están en la Basílica de la Santa Sangre… le está mintiendo, porque aquello es Jeruzalemkerk, una iglesia privada del siglo XV, construida como mausoleo para una rica familia de comerciantes.
  • O que resultaría altamente improbable que Ken, queriendo avisar a Ray, pudiese tirarse desde lo alto de la auténtica torre Belfry, más que nada porque está repleta de rejas para evitar precisamente esas cosas… Además, después del talegazo que se pega y la masa de sangre y sesos que se desparraman desde la cabeza de Ken, es rematadamente increíble que todavía pueda hablar. Ciencia Ficción.

Resumiendo: que después 107 minutos de metraje, 6 muertos, y haber pronunciado la palabra “Jod…” 126 veces, solo se llega a una conclusión: te han tomado el pelo miserablemente, aunque salgas pensando –por los últimos 5 minutos- que la película ha merecido la pena. ¡Ni en sueños!

Ni se molesten…

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

viernes, 12 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº10: "Tan larga como su título" (Diciembre 2007)


"EL ASESINATO DE JESSE JAMES... (blah, blah...)"


Buena y Serena Noche Yolanda, y demás flatliners e insomnes solitarios, desde éste, su laboratorio:

Antes de acostar a Walpurgo, y por petición de algunos fans, quería repasar una memez estrenada no hace mucho (y ya no sé cuántas van) titulada: “El Asesinato de Jesse James por el Cobarde Robert Ford”, larga hasta la extenuación más insoportable –tanto como su título, impuesto por su pesado director, Andrew Dimitrik-, pues se va hasta las 2 horas y 40 minutos.


¡Ni les cuento como acaba el final de la espalda!

Se trata de una banda de desalmados –y me estoy refiriendo al equipo de producción, no a la historia- que han tenido un ramalazo mesiánico-iluminado, pensando que estaban creando una gran y última obra legendaria, cuando lo que han parido es un cuento soporífero, aburrido –y, por supuesto, prescindible-.

Lo bueno es que gracias a tantas otras películas y –claro está- al propio título del film, uno puede levantarse y largarse a coger sitio en la interminable fila de coches que huyen del lugar, porque ya te sabes cómo acaba. Pero si se quedan, tendrán que sufrir la horrorosa interpretación de Brad Pitt como un Jesse James beatífico, que cree estar rodando una mezcla de “Pat Garret & Billy The Kid” con “Sin Perdón” , cuando lo que le ha salido no ha sido sino un remedo muy, pero que muy palido y trapero de algo parecido al “Jesse James”, de 1939, solo que menos inocente y “naif”.

Y no digamos nada sobre la presencia –evitable- del nefasto Casey Affleck, en el papel del cobarde Robert Ford, un tipo que pasó a la Historia (norteamericana) por haberse cargado a un sinvergüenza… si bien, tiempo después, confesó arrepentirse de lo que había hecho, añadiendo que “él, más que nadie, echaba de menos a Jesse James”. Surrealista. ¿Qué es lo que echaba de menos de este sujeto, cuya mayor virtud –seguramente- fue la de no matar a ancianos atados a sillas de ruedas?

Hay quien dijo que los protagonistas están soberbios, de lo que se deduce que han visto poco cine o que se han intoxicado con unos nachos que estaban rancios. Brad Pitt, totalmente pasado de rosca y bastante histriónico, recrea a un psicópata que recorre las madrigueras de sus adlateres buscando planes contra él –porque es un neurótico que no se fía ni de su sombra-, y que a la vez es admirado por un completo imbécil que quiere emularle, todo ello envuelto en la típica fotografía grandilocuente del western, salpicado por una música que no pega –aunque no está mal para ponerla de fondo en alguna fiesta privada-.

De Mary-Louise Parker, la actriz que simula ser la esposa del protagonista, y del resto del reparto…pues lo habitual: cero. Relleno para osos de peluche sin ningún asomo de crítica. ¡Lo bajo que ha caído el listón entre mis colegas!

Solo asistimos a un robo en 160 minutos de metraje, además de un par de secuencias en las que los pervertidos pueden disfrutar viendo al protagonista torturando un poco a un empleado del ferrocarril y sacudiendo a un adolescente a quien cree culpable de haberle mentido. Menos mal que siempre hay algún secuaz con corazón que detiene la mano del individuo. Y se acabó. De las fechorías restantes de este premio Nobel… ¡ni rastro!

Resumiendo: Lo malo es que pagamos por ver estas chorradas que, en realidad, forman parte del absurdo perfil histórico de su país de origen, sin que debieran interesarnos lo más mínimo… No se gasten el dinero, créanme.

Y un último consejo, porque no merece la pena hacer una crítica en firme. Si alguno de ustedes estaba pensando ver “Beowulf”, mejor que invierta su dinero en bollería fina. Su estómago se lo agradecerá con creces. El aspecto de armario de plástico de los monigotes recuerda al de los carteles electorales. No digan que no se lo advertí…

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

martes, 9 de septiembre de 2008

Otra que viene...


.
"TERMINATOR: SALVATION"




Ya veremos... Walpurgo está deseando que la estrenen, pero... No sé, no sé...

domingo, 7 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº 50: "Una Pesadilla" (Septiembre 2008)


.

“MAMMA MIA!”

 Buena y Serena Noche Yolanda y demás flatliners e insomnes solitarios desde éste su laboratorio:

¡Se ha terminado! Walpurgo ha hecho lo posible por contenerme… pero el momento ha llegado. Terminadas las vacaciones –y, por tanto, los repasos a los clásicos- retomo la crítica habitual. Vuelvo por mis fueros con uno de los títulos más idiotas, kistch e intelectualmente sospechosos de la última hornada: “MAMMA MIA!” (no, no es una expresión de horror, si bien la película lo merecería). Es su título y hace honor a lo que uno espera al entrar: NADA.

Claro que si el espectador no espera ver cine en absoluto, sino patalear y agitar las manitas en una sucesión de espasmos convulso-compulsivos al ritmo de la dichosa música, intentando rememorar los tiempos en que la papada no se le caía, o tenía más pelo, o no necesitaba faja para ese abdominal diabólico que no hace más que buscarle las rodillas… ¡esta es su película! Felicidad garantizada. Es el equivalente a “Woodstock” en versión ideológicamente meno-pitopáusica, donde saldrán los padres contándole a sus hijos adolescentes lo guay que era todo cuando aún no habían nacido… o cuando por las mañanas la espalda no les mataba al levantarse.

A los números musicales se les ha cambiado de orden e importancia, desapareciendo unos y apareciendo otros, con objeto de no copiar –y reventar- la versión teatral. ¡Y los habrá que se vean las dos cosas…! Esto tiene menos interés, chispa e inteligencia que la rueda de prensa de un torero.

 ¿Y qué digo del reparto?

 Pierce Brosnan, cada vez más avejentado y torpón, aceptó el papel sin saber de qué se trataba porque, lástima de hombre, se rodaba en Grecia y con Meryl Streep lo cual, según el actor, era motivo suficiente para enrolarse en el proyecto. Pero es que verle cantar da grima –tanta como asistir al estreno de una película española-. Cuando empieza con los primeros gorgoritos, se te va la mano al bolsillo buscando una propina para que se calle o una ayuda para que se jubile. No me extraña que le echasen del Servicio Secreto de Su Majestad…

 Amanda Seyfried, con otros dos títulos en pre-producción, jamás había salido de la TV –lugar hacia donde debería retomar sus pasos, para no salir nunca más-. Es insoportable. Es más mala que la previsión de venta de coches de Agosto.

 Y dirán: ¿no habla de Meryl Streep?. Sí, a esta me la dejo para el final. Es una pesadilla botulimica, híbrido de anuncio de Mister Proper y “vivo cantando”. Si le estiran más el morro se le enrollan los dedos de los pies. La poca dignidad que recuperó con “El Diablo Viste de Prada” o con “Leones por Corderos”, la ha perdido en el armario de las medicinas. Tiene menos credibilidad que la declaración de Hacienda de un futbolista.

 Del resto de pseudoactores que arrastran las ganas que tienen de cobrar el cheque y largarse… mejor no decir nada. Ni siquiera de Colin Firth, actor que prometía no hace mucho, pero que finalmente se ha entregado a los trabajos alimenticios. Lástima…

 A Phyllida Lloyd, la directora y culpable de perpetrar este atentado contra el séptimo arte, no hay que echarle en cara demasiadas cosas, en tanto que solamente había dirigido una tontería para TV antes de embarcarse en esto. Su verdadera profesión es la de directora de teatro. ¡Pues hala, hija! ¡A tus labores! Y no vuelvas, por favor…

 Como anécdotas decir:

 ·         Que esta parida tiene el dudoso honor de haber sido la primera película –tras “Casino Royale” y un incendio- en haber sido rodada en el nuevo plató 007 de Pinewood Studios.

·         Que a los componentes masculinos –es un decir- del grupo original Abba, les propusieron componer una canción original nueva para poder optar a la candidatura correspondiente de los Oscar, pero que se negaron (no les debieron ofrecer suficiente laca…). Por cierto, ambos aparecen brevemente como un pianista y un dios griego…

·         Que cuando Brosnan le canta –es un decir- a Meryl Streep para pedirle en matrimonio (que para entonces ya te crees cualquier cosa), en la ventana vemos reflejado el prompter donde le pasan el diálogo y la letra de la canción.

·         O que la tontería esta marcó un nuevo record de recaudación de primer fin de semana para una película musical. El anterior lo ostentaba “Hairspray”.

 Resumiendo: que van y me cuentan que esta porquería está estructurada como un cuento griego clásico, lo cual suena a chiste porque, salvando las distancias, lo que vemos en esa pantalla es una sucesión de paisajes y video-clips musicales con mucha nostalgia, laca para el pelo y botox en cantidades bíblicas…

 Ni se molesten…

Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

jueves, 4 de septiembre de 2008

Laboratorio Nº 9: "Más falsa que un duro de madera..." (Noviembre 2007)


"REDACTED"

Buena y Serena Noche Yolanda, y demás flatliners e insomnes solitarios, desde éste, su laboratorio:

 Estaba a punto de preparar una cirugía innecesaria, ayudado por Walpurgo, pero he preferido recibirles con objeto de tratar de evitar que se gasten miserablemente el dinero y el tiempo. Bueno, y también la paciencia. Porque hace falta ¡y mucha! Para no marcharse de la sala al cabo de un rato de despliegue de necedad, aburrimiento y pretenciosidad a chorros. Que es lo que uno obtiene a cambio de su entrada si se atreve a enfrentarse a esta estupidez titulada “REDACTED”.

Y digo pretenciosa porque trata de hacernos creer que es interesante, que denuncia muchas cosas y que canta las verdades del barquero… cuando en realidad es más falsa que un gondolero de Albacete… Es lo menos parecido a una película que he tenido que sufrir en los últimos tiempos. Viene a ser al cine lo que un torero a Greenpeace.

No sabemos en qué narices pensaba Brian De Palma cuando decidió encabezar esta auténtica castaña –bodrio redomado y autocomplaciente donde los haya-, pero desde luego la criatura se ha lucido a base de bien. Pero bien.

Comenzamos soportando una sarta de memeces en grado extremo, en forma de vida diaria de pobres y sufridos marines, que aportan sus opiniones a una especie de reportaje –con Z de “zarrapastroso”- que uno de sus compañeros graba para la familia. Pero es mentira. Ni son opiniones ni nada que lo asemeje. Se trata de chorradas y mandanga a cubos, lanzados a la cara del desprevenido espectador que esperaba encontrarse ante la gran y definitiva cinta de denuncia sobre la Guerra de Irak, plagada de culpa y miseria suficientes como para remover los cimientos de Washington… Y hombre, culpa y miseria hay… ¡la de los guionistas y demás perpetradores de este insulto a la inteligencia! Esto no remueve ni los cereales de Bambi…

La historia está mal y muy pesadamente contada, con saltos de ritmo que irritan las meninges hasta del más aguerrido cinéfilo. En un momento dado la trama salta de un lado a otro –como la neurona de De Palma-, para –dos minutos después- ralentizarse hasta la desesperación más plúmbea; había algún que otro incauto a la salida aduciendo razones mesiánicas y efectistas por parte del director, para machacarnos con toda esa bazofia –pero no se engañen: es falso… Brian De Palma tiene la misma creatividad que una campaña televisiva de compresas…-

El guión sigue -a más no poder- el esquema clásico del Hollywood más añejo: hasta que no transcurre 1 hora justa no pasa nada. Y no es que luego pasen demasiadas cosas… y ninguna interesante. El secuestro del marine parece sacado de una película cómica, pues mueve a la risa con la forma de producirse y su desenlace –que pretendía horrorizar al espectador, pero que hace aflorar más de una carcajada incontenida a muchos de los aburridos asistentes-. Y el toque a lo Kubrik, con la Sarabanda de Haendel sonando para darle un aspecto más intelectual al producto… es de risa.

Los diálogos son para auténticos besugos, el mal llamado “aspecto documental” del tinglado –por el hecho de no dejar de enredar con la cámara en mano- está más visto que una promesa electoral, la fotografía está en el límite de la tontería visual, y todo lo demás a juego…

Ni me molesto incluso en reventar el argumento, porque todavía me estoy preguntando cuál es la excusa que lleva a alguien a escribir esta historia (real o no real, es lo de menos).

Y de los pseudo-actores que deambulan por pantalla… casi es mejor no decir nada, para no acabar en el juzgado de guardia. Ni son creíbles, ni nadie sabe de dónde han sacado a estos sujetos (probablemente de la cola de algún supermercado en Kentucky…).

Resumiendo: típica película que no sirve ni para dormir en un avión. Tendrían pesadillas.

 

            Buena y Serena Noche Yolanda y demás insomnes…

 

Una de PRÓXIMO ESTRENO: "APPALOOSA"

"APPALOOSA", con Viggo Mortensen, Ed Harris, Renee Zellweger y Jewremy Irons







Esperamos con impaciencia este estreno. Ya veremos...